Quienes somos


Somos una familia de Cullera (València) que tenemos huertos de naranjas y mandarinas.

Yo soy Ruth Palomero, licenciada en farmacia. En el año 2011 decidí, con ayuda de mi familia, lanzarme a vender nuestras cosechas por Internet para autoemplearme e intentar obtener un precio más justo por nuestras naranjas, y de esta manera poder mantener nuestros huertos en producción.

Nuestros huertos están ubicados en el término municipal de Cullera, en tierras valencianas, algunos de ellos dentro de un entorno natural privilegiado como el “Parc Natural de l'Albufera”. De mi suegro Joaquín hemos heredado el amor a nuestro huerto y hemos cogido su testigo cuidándolo. A diferencia de él, que dependia de intermediarios para vender sus cosechas, nosotros estamos en disposición de venderlas directamente desde nuestra web. El tio Tomàs también nos ha ayudado mucho y sigue haciéndolo cuidando sus clementinas y lane-late para nuestra tienda. Actualmente, tenemos la ayuda en el campo de Joan. Él se ocupa ahora de nuestros campos, también con mucho amor y preparación técnica. Él es un hombre de campo al que le encanta su trabajo.

Con nuestra propuesta, hacemos posible que nuestros clientes puedan disfrutar, igual que nuestra familia, de las mejores naranjas con todas las propiedades de la fruta recién recolectada, naranjas que maduran en el árbol, no en cámaras frigoríficas ni almacenes y que nos comprometemos a llevar hasta su casa en el menor tiempo posible.

Ruth

Nuestro equipo de trabajo


Las personas que trabajamos en Naranjas de Cullera somos:

Coordina el trabajo en el campo
Joan

Joan

Recolectores
Kike

Kike

Ximo

Ximo

Quique

Quique Tur

Coordina el trabajo en el almacén
Lily

Lily

Seleccionan y encajan las naranjas
Ingrid

Íngrid

Ana

Ana

 Maria Jose

Mª José

Depto. Administración
Esther

Esther

Atención al cliente
Toni

Toni

El informático
Vicent

Vicent

Y también estoy yo, claro, la de arriba del todo, que me encargo de gestionar todo el trabajo, coordinar a nuestro equipo y, como nuestros clientes ya saben, soy la que está en contacto directo con ustedes a través del correo electrònico. Cuento, además, con la magnífica ayuda de Gisela, nativa alemana que nos da soporte en las traducciones, y mi marido Joaquim que supervisa las tareas informáticas.

... Ah! y mis niñas, fans incondicionales de nuestro zumo!

Aitana i Sabina

El cultivo de la naranja en Cullera y nuestro negocio on-line


Tradicionalmente, el País Valenciano ha sido uno de los principales productores y exportadores de naranjas a Europa desde principios del siglo XX. La calidad de nuestros suelos y la templanza de nuestro clima lo hace un territorio privilegiado para el cultivo de naranjos. Nuestro pueblo, Cullera, situado en la misma desembocadura del río Xúquer, igual que otros de nuestra tierra, reúne todas las condiciones para producir naranjas de la máxima calidad.

Cullera fue hasta la década de los 70 casi exclusivamente agrícola, siendo la naranja y el arroz los cultivos más extendidos. Debido a diversos factores, hace ya varias décadas que el cultivo de la naranja dejó de ser rentable para los pequeños productores valencianos, pasando a ser, en la mayoria de los casos, ruinoso debido a los bajos precios del mercado. Aunque ha ido mermando poco a poco, aún hoy en dia, buena parte de nuestro término municipal sigue dedicándose a la cosecha de la naranja. Las tierras se han heredado de padres a hijos, dividiéndose muchas veces en ese trámite, por lo que muchas familias de Cullera poseen un trozo de tierra de cultivo de extensión generalmente pequeña, de escasa o nula rentabilidad, que siguen cuidando.

Nuestra familia ha cultivado sus propios huertos desde hace más de tres generaciones, vendiendo la naranja al comercio tradicional. Con la expansión de las nuevas tecnologías, hace cuatro años nos propusimos vender nuestras naranjas por Internet, y entregarlas directamente al consumidor. Gracias a la buena aceptación que han tenido entre nuestros clientes, en las últimas temporadas pudimos vender, además de la nuestra, la cosecha de otros pequeños productores locales, casi todos familiares y amigos, pagándoles por ellas entre un 40% y un 100% más del precio de mercado. Además pudimos proporcionar unas condiciones laborales dignas a nuestros trabajadores en un momento crítico para muchos de ellos dado la situación actual de crisis, en particular por el muy alto índice de desempleo.

Y dentro este contexto local y regional pretendemos llevar adelante nuestro negocio. Aprovechando las nuevas formas de entender el comercio global, que nos permiten establecer un enlace directo entre productores y consumidores, contribuimos a una mejora de la calidad de vida de nuestros personas más cercanas, al mismo tiempo que ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de acceder a un producto natural, fresco y de calidad.