Seleccionar país de envío

Para poder ofrecerle los precios finales de los productos (con los impuestos y costes de transporte incluidos) necesitamos que nos indique el país de destino entre los países de la siguiente lista.

El 1 de julio de 2021 entró en vigor la directiva Ventanilla Única, o One-Stop Shop (OSS) para comercios electrónicos. Esto nos obliga a aplicar el tipo de I.V.A. correspondiente al país donde se realiza cada envío.

info@naranjasdecullera.com Nuestra ubicación
Iniciar sesión
País de envío:
España
País de envío:
España
Ausencia de tratamientos post-recolección. Riesgos.

Ausencia de tratamientos post-recolección. Riesgos.

Ruth Palomero 3447 7 de diciembre de 2022

Como contamos en nuestro artículo «La durabilidad de nuestros cítricos», en Naranjas de Cullera no interferimos en la vida útil de la fruta una vez recolectada. No desverdizamos ni le añadimos antifúngicos u otros conservantes, tampoco ceras. Esto que suena muy bonito, ya que el consumidor puede comerse unas naranjas y mandarinas más naturales y con mejor sabor, tiene riesgos desde el punto de vista comercial y, a veces, nos da muchos quebraderos de cabeza.

Antes de nada, cabe remarcar que nuestros clientes habituales están muy contentos, como se puede comprobar en las reseñas de Google, donde más de 250 reseñas nos otorgan de media un 4,9 de puntuación en un negocio tan difícil como el nuestro.

Llevamos más de una década vendiendo cítricos sin tratamientos post-recolección. En líneas generales estamos muy contentos con nuestro trabajo. Hemos aprendido mucho y seguimos aprendiendo. Nuestros clientes suelen quedar encantados con el sabor de nuestras naranjas y el servicio que ofrecemos, pero también hemos tenido disgustos. Algunos huertos (solo unos pocos respecto del total de huertos que vendemos) han producido naranjas con una durabilidad muy baja. Se debe a factores incontrolables e imperceptibles en la fruta a la hora de la cosecha y el envasado. Inaceptable para una compra de 10, 15 o 20 kilos. Esto nos da muchos quebraderos de cabeza, ya que le puede llegar alguna fruta podrida al cliente o durarle menos de lo esperado después de recibirla en casa. Nosotros nos hacemos cargo de estas pérdidas cuando nuestros clientes nos lo notifican, no nos gusta que ocurra pero es lo único que podemos hacer.

El inicio del otoño de 2022 ha sido atípico en nuestra región. Hemos sufrido temperaturas mucho más altas de lo habitual que han acrecentado este problema, principalmente en las mandarinas tempranas: Orogròs y Oronules. La cosecha ha sido escasa y de menor calidad, con mandarinas menos jugosas y de menor durabilidad. Esta escasez ha encarecido el precio de ellas considerablemente llegando a valer en mercados europeos hasta 14 €/kg. En definitiva, un mal otoño para las mandarinas.

A medida que nos adentramos en el invierno, la bajada de temperaturas y la mayor resistencia de las variedades de mandarina (sobre todo la variedad Clemenvilla) hacen que el problema desaparezca.

El comercio tradicional evita estos problemas de durabilidad con antifúngicos y otros conservantes que evitan que proliferen hongos y bacterias causantes de la podredumbre.

Nosotros seguiremos en nuestra línea. Creemos que vale la pena asumir este riesgo en un bajo porcentaje de los casos para ofrecer naranjas y mandarinas más naturales y con mejor sabor. Solo esperamos comprension de los clientes y que nos comuniquen cualquier problema que haya para ofrecer soluciones y que no sean ellos quienes asuman el riesgo.